casona-de-castañares-2

INVESTIGACIÓN SOBRE LA CASONA DE CASTAÑARES

Instituciones intermedias y organismos de Gobierno Provincial y Municipal, impulsan el valor de la Casona Histórica de Finca Castañares, en este marco, el técnico Carlos Peralta de Fundación Capacitar del NOA se encuentra realizando trabajos de exploración geofísica subsuperficial no destructiva en el predio circundante al área del edificio principal, con el objetivo de recuperar algún material histórico enterrado y sepultado por los diferentes eventos por las que atravesó la Casona desde principios del siglo XVI en el que se estima fue construida.

Esta estructura fue escenario de numerosos acontecimientos históricos del nacimiento de la Nación Argentina y se declaró Monumento Histórico Nacional por Decreto Nº 95.687 el 14 de Julio de 1941. La Casona, está ubicada hoy en el medio de la creciente urbanización citadina a un poco menos de 7km al NNE del centro de Salta.

Los objetivos de trabajo planteados por la oficina de Patrimonio Cultural de la Casona Histórica tienen como fin preservar la memoria del pasado, como recurso para el presente y el futuro. Su tratamiento exige una mirada integral que es imposible proyectar desde la óptica de una sola disciplina.

Esta investigación se realiza a través de un equipo interdisciplinario que se compromete con los distintos eslabones que recoge la cadena de Valor del Patrimonio Cultural, aplicada al conocimiento de la historia de la Independencia Argentina. Se trata de unir voluntades y poner en marcha un ambicioso proceso que se inicia con la identificación e investigación física del lugar y en caso de hallazgos de interés, sumarlos al patrimonio histórico provincial que contemple su mantenimiento y conservación, pero también agregar valor con su difusión, socialización y rentabilidad a lo ya realizado.

Para este proyecto se utilizaran métodos e instrumental geofísicos disponibles en la provincia para la prospección subterránea no invasiva de muy bajo costo pero tecnológicamente avanzados. El Grupo de trabajo pertenece a las siguientes instituciones.

 Fundación CAPACIT-AR del NOA

Muicipalidad de la Ciudad de Salta

Gobierno de la Provincia de Salta

Universidad Católica de Salta

Universidad Nacional de Salta

Universidad Nacional de Córdoba/Argentina

Universidad de Granada /España

 


Casa Finca Castañares – Antecedentes Históricos

Esta zona tomó su nombre de Don Martín de Castañares, quien fue dueño hacia fines del siglo XVII (anteriormente estas tierras fueron entregadas por la Corona a Pedro Marcos, en 1583). La hija de Martín, Bárbara Tineo, recibió la finca Castañares como herencia. El hijo de Bárbara y el coronel Pedro José Saravia, el capitán Apolinario “Chocolate” Saravia, asesoró al General Belgrano para que una parte de las tropas ingresaran por Chachapoyas ocultándose tras los cerros e ingresando al Valle por la zona de la Casona simulando la estrategia militar de tenaza y haciendo pensar a los godos que el grueso del ejercito venía por el Sur.

En enero de 1813 y luego del triunfo en la Batalla de Tucumán, los efectivos del ejército patriota emprendieron viaje hacia Salta Capital con el objetivo de vencer a las fuerzas españolas de Pío Tristán. Cuenta la epopeya que 600 hombres de la Revolución en ese entonces embrión del que sería Ejercito Nacional, el 17 de febrero ya en cercanías del hoy portezuelo Sur ante la inminente choque el capitán Chocolate Saravia ofreció a Belgrano conducir a parte del ejército por una senda poco conocida entre las montañas que los conduciría al norte del Valle de Lerma. El camino pasaba por Chachapoyas y desembocaba en la Casona de Castañares. Esa noche se inició la marcha. Las fuerzas patriotas lograron sortear las dificultades geográficas y arribar al amanecer del 18 de febrero a la Finca de Castañares que sirvió como cuartel general del Ejército revolucionario y como punto estratégico para atacar por retaguardia de caballería a los godos. Se afirma que en las salas de esta casona Belgrano se alojó la noche del 19 de febrero de 1813, en vísperas de la batalla y se oteó los movimientos del enemigo desde su emblemático mirador. El día 20 de febrero se libró la batalla conocida como Batalla de Salta en los “Campos de la Cruz” el que luego recibió también el nombre de “Zanjones de la Patria”, distante una legua al sur de Castañares (hoy monumento 20 de Febrero).

El 24 de Mayo de 1821, el General Güemes es depuesto como gobernador por los miembros de “La Patria Nueva”. El 31 del mismo mes, el General penetra en la finca Castañares con 600 gauchos, militares del ejército regular y vecinos quienes lo aclaman y reponen en el poder.

Posteriormente, a la distancia sus muros fueron testigos de la Batalla de Castañares, librada el 13 de diciembre de 1834, en la cual se enfrentaron tropas jujeñas con salteñas, para convalidar la autonomía jujeña.

Posteriormente, cuando Felipe Varela invadió la provincia de Salta en la zona, tuvo lugar un combate el 10 de octubre de 1867. Después, de su efímera victoria, se vio obligado a huir, por la llegada del capitán Martín Cornejo -quien se había desprendido y adelantado de la división del general Octaviano Navarro-, hacia los campos de La Cruz, según algunos historiadores, o bien hacia los de Castañares, según otros.

La casa emplazada en un predio municipal de unas 3 ha es de tipo colonial campestre, con amplios galerías a su alrededor, techos de tejas, pisos de ladrillos y patio granadino central. De ventanales con rejas de hierro y en su frente se destaca un mirador que da hacia el Valle de Lerma. Abandonada, refaccionada y readaptada a lo largo del tiempo, a manos de diferentes dueños hoy se ha tratado de rescatar su diseño original con la identidad de su pasado glorioso.