Tag Archives: Ambiente

DSCF2537

UNA EXPERIENCIA DE CAPACITACIÓN EN ALEMANIA

Liliana Ramos, estudiante de Ingeniería en Recursos Naturales y Medio Ambiente en la Universidad Nacional de Salta, tuvo la oportunidad de participar del programa  Asociación Internacional para el Intercambio de Estudiantes, IAESTE Argentina realizando una capacitación en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Emden/Leer, Alemania, durante los meses de Julio y Agosto de 2013.

A través de estas breves líneas de Liliana, compartimos su experiencia y el valor de este programa de capacitación internacional.

“Mi nombre es Liliana Ramos, estudio Ingeniería en Recursos Naturales y Medio Ambiente en la Universidad Nacional de Salta y estoy concluyendo mi carrera de grado.

En el 2012 mediante la Fundación Capacitar del NOA supe de la convocatoria del programa IAESTE en Argentina. Cuando me informé acerca del programa me pareció una propuesta muy interesante y no pensé dos veces en inscribirme. Lo hice y en marzo de 2013 me comunicaron que había una oferta desde una universidad de Alemania para trabajar en un proyecto sobre tecnología ambiental, me pareció una muy buena oportunidad y la acepté inmediatamente.

Realicé todos los trámites necesarios, recibí mis papeles desde IAESTE Alemania y estaba lista para viajar, pero debo reconocer que los días previos al viaje me sentí ansiosa, estar dos meses en Alemania sería un gran desafío.

Finalmente viajé para poder cumplir con la pasantía de dos meses (julio y agosto de 2013) en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Emden/Leer, el trabajo que realizaría allí sería parte de un proyecto sobre sistemas de gestión de aguas de lastre.

Estaba muy entusiasmada por el hecho de poder hacer mi pasantía en una universidad alemana, ya que de antemano sabía lo desarrollado que está ese país en cuanto a investigación y desarrollo de tecnologías amigables con el ambiente.

Llegué a la estación de trenes de Emden y mi tutora fue a esperarme junto con la señora dueña de la casa donde me hospedaría los dos meses, ella me acompañó y ayudó a acomodarme. Durante más o menos dos semanas compartí la casa con una chica rumana y con un chico español; tengo el mejor recuerdo de ellos a pesar de haber compartido un tiempo muy corto; ya que eran estudiantes y como terminaba el semestre regresaban a sus países.

Al día siguiente de mi llegada a Emden, mi tutora me enseñó la universidad, me presentó a mi tutor general a cargo, conocí al resto del equipo del laboratorio donde trabajaría y conocí a mis otros compañeros pasantes IAESTE: una chica de China, un chico de la India y otro chico de Omán, faltaba un chico de Qatar que debía llegar el mismo día que yo, pero por un contratiempo llegó una semana después.

Comencé mi trabajo en el laboratorio, al principio un poco ansiosa, era mi primera vez hablando todo el tiempo el inglés, así que prestaba mucha atención tratando de entrenar el oído, me sentí muy bien y muy cómoda porque podía tener plena confianza en mi tutora, si no entendía algo podía preguntarle o pedirle que me lo explique nuevamente. El trabajo consistía en el cultivo de zooplancton y de tres especies de algas, el preparado de los medios de cultivo, el control de su crecimiento mediante el conteo periódico, la determinación de las especies y su alimentación. Nunca había trabajado en laboratorio, por lo cual pude aprender mucho sobre las técnicas y materiales utilizados. El objetivo de mi trabajo era asegurarme de que las poblaciones de estos organismos crecieran para así poder utilizarlos en las pruebas del prototipo que ellos estaban desarrollando para la gestión de las aguas de lastre.

Trabajaba de lunes a viernes desde las nueve o diez de la mañana, esto dependía del horario que me asignaba mi tutora, y lo hacía hasta las cuatro o cinco de la tarde. Los horarios eran flexibles, ya que terminada la tarea asignada para ese día podía retirarme.

Los fines de semana aprovechaba el tiempo libre para viajar con mis compañeros IAESTE o con los demás estudiantes internacionales, ya que la oficina internacional de la universidad también organizaba salidas. Como el sistema de trenes es muy bueno y rápido pude conocer muchas ciudades hermosas de Alemania y también de Holanda.

En fin, creo que ha sido una experiencia única, porque iba con la idea de trabajar y aprender mucho dentro del laboratorio, pero aprendí muchísimo más de lo que esperaba, tanto dentro como fuera de la universidad. Ahora me siento mucho más segura con respecto a mis habilidades y también descubrí muchas de las cosas que debo mejorar; estoy muy contenta porque fue un lindo desafío y pude enfrentarlo y superarlo; y ahora estoy lista para seguir mejorando a partir de esta experiencia.

Con respecto al país, mi mayor y más linda sorpresa fue el darme cuenta que la gente alemana no es tan fría como se dice, de hecho, no es fría en lo absoluto; es gente muy amable y muy solidaria. Una anécdota graciosa: estaba en la estación de Hamburgo y no encontraba el baño, entonces me acerqué a preguntarle a una mujer que estaba con su bebé y el cochecito, cuando comencé a hablarle en inglés me hizo señas indicándome que no me entendía, pero cuando dije “toilet” supe que esa palabra sí la había captado, me señalo y mostró los carteles indicadores, pero aún así no lo encontramos, y bueno le agradecí de todas formas y seguí caminando casi saliendo de la estación. Ya me había alejado bastante, cuando de pronto esta señora se colocó frente a mí trayendo el coche a cuestas y me dijo: “you toilet” y me hizo señas para que la siguiera y finalmente me llevó hasta donde estaba el baño… anécdotas así hubieron muchas, pero esa fue que más me sorprendió porque la señora, a pesar de no hablar el inglés y de estar con su bebé y el coche, se tomó la molestia de ir a buscarme para mostrarme donde estaba “escondido” el baño…

El uso masivo de la bicicleta como medio de transporte, la belleza de sus espacios verdes, la gran conciencia en cuanto al reciclado y al cuidado del ambiente, me asombraron. El orden y la limpieza de sus ciudades y el gran respeto a sus normas son destacables.

Con respecto a los chicos que conocí, hice amigos con los que compartí momentos, cenas, salidas, viajes; aprendí sobre sus países, cultura, lengua, religión, costumbres; no puedo explicar lo enriquecedor que ha sido eso; encontrarme compartiendo un momento con chicos de cuatro países diferentes, cuatro culturas, cuatro lenguas, cuatro historias tan lejanas ha sido maravilloso.

Sin duda he aprendido mucho sobre las aguas de lastre, sus sistemas de gestión y el trabajo en laboratorio, pero he aprendido mucho también sobre lo diferente que somos y lo hermosa que es esa diferencia…

Agradezco a la Fundación Capacitar del NOA por la ayuda que recibí en mi proceso de inscripción; siempre han estado a disposición, en especial la Licenciada Verónica Juárez Neo.

Agradezco a IAESTE Argentina por brindarme la oportunidad de la pasantía, en especial al Abogado Luciano D’Ascenzo, a quién he vuelto loco con las muchas consultas y con mi ansiedad antes del viaje; siempre ha tratado de brindarme toda la información necesaria, de alentarme y de tranquilizarme.

Y finalmente a los chicos que quieran realizar una pasantía, quiero alentarlos a que se postulen; el intercambio es muy enriquecedor en todos los aspectos y es una experiencia inolvidable.”

Liliana Ramos